Hoy en día, la mayoría de los hogares cuentan con duchas en vez de con bañeras. Esto no es casualidad: aunque las primeras han estado presentes hasta muy recientemente, a día de hoy han surgido multitud de razones que han hecho que pierdan su popularidad frente a las duchas, mejores en prácticamente todos los sentidos. Sigue leyendo si quieres saber cinco razones que sitúan a las duchas cómo el elemento por excelencia en los hogares.

 

Razones prácticas para poner una ducha en tu casa

  1. Es mucho más fácil mantener una ducha limpia que una bañera: es más sencillo mantener una ducha en buen estado que una bañera, principalmente porque éstas últimas tienen una superficie de mayor tamaño y longitud. Esto significa que se ensucian con más facilidad, además del hecho de que el trabajo de mantenimiento es mucho más exigente, tanto en cuestiones de tiempo como de esfuerzo. Por último, aunque también fundamental, suponen una mayor inversión económica en productos de limpieza, pues al ser de mayor superficie, suponen una mayor cantidad de producto para mantenerlas en condiciones óptimas. Si deseas tener un baño con aspecto limpio cada día y, especialmente, no dedicar un alto número de horas para ello, no hay duda. Las duchas te ofrecen la posibilidad de ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo.
  2. ¿De verdad necesitas una ducha?: muchos de nosotros solemos mostrarnos reacios al cambio, especialmente si se trata de cambiar algo que ha permanecido durante años en nuestras vidas, como pueden serlo las bañeras. Pero el cambio es inevitable, y más cuando se trata de dejar de lado algo que en realidad no necesitamos o no nos conviene del todo.  Por eso, si todas las razones anteriores no te han convencido, plantéate si de verdad tu hogar no sería el mismo de tener una ducha en lugar de una bañera, y de ser así, si los cambios que suscitaría reducen tu calidad de vida.  ¿Cuántas veces te das un baño en lugar de una ducha? ¿Notarías realmente la diferencia? Si las respuestas a estas preguntas son “pocas” y “no” respectivamente, no hay duda. Ha llegado el momento de atreverse a dar el paso y de disfrutar de los beneficios que una ducha aporta a tu vida, tanto en cuestiones prácticas como estéticas.
  3. Previene los accidentes domésticos: dos de cada tres caídas que ocurren en el hogar tienen a las bañeras como protagonistas. Esta cifra es alarmante, pero por suerte, no es inevitable. Si estás harto de estar preocupándote por tu salud en lugar de estar centrado en disfrutar de los numerosos beneficios que una ducha aporta a tu cuerpo, no lo pienses más. Ganarás en seguridad y en salud.

 

Razones estéticas para cambiar tu bañera por una ducha

 

  1. Aporta una sensación de amplitud a tu baño: generalmente, las duchas acaparan menos espacio físico que las bañeras, pues éstas suelen ser cóncavas y de una longitud extensa. Por lo tanto, si el espacio de tu aseo es reducido, parecerá de un tamaño mayor, pues habrá un mayor espacio entre los elementos que lo conforman. De esta manera, la distribución de los mismos no hará que la habitación se vea más pequeña de lo que es en realidad, efecto óptico que todos queremos evitar. Además, por esto mismo, tendrás una libertad mucho mayor a la hora de decidir cómo será su diseño final, pues, al contrario que la bañera, la ducha puede ir prácticamente en cualquier punto de la habitación, y de la misma manera, en casi cualquier dirección.
  2. Supone una libertad de diseño mucho mayor que la que ofrece una bañera: Si todavía no te has decidido porque crees que una bañera es estéticamente más agradable a la vista que una ducha, no te preocupes. A día de hoy, existen multitud de materiales, colores, e incluso accesorios, además de las clásicas cortinas de plástico, que te ayudarán a conseguir la apariencia que siempre has querido para tu baño. Olvídate de las duchas de colores monótonos y de formas homogéneas: las duchas traen consigo un número infinito de posibilidades que te ayudarán a conseguir ese espacio que siempre has querido en tu hogar. Da igual si lo que quieres es un entorno minimalista, moderno o sencillo. Esta es tu oportunidad de hacerlo realidad.