El plato de ducha de QUIERODUCHA® es muy fácil de instalar si sigues esta guía paso a paso. Se trata de una plato de ducha de cuarzo, antideslizante y compuesto por diferentes materiales que permiten que su limpieza sea sencilla y óptima.

Antes de instalarlo, debes preparar en terreno comprobando que el plato se encuentra en perfecto estado, desagua correctamente y se ajusta a las características que como cliente solicitaste a la firma.

Lo siguiente que debes tener claro es qué tipo de instalación vas a realizar. A continuación te explicaremos los tres tipos de instalación del plato de ducha.

Antes de colocar el plato también debemos asegurarnos de que la superficie en la que vamos a colocar el plato está completamente seca.

 

Tipos de instalación de Platos de Ducha

Hay diferentes tipos de instalación del plato de ducha, a continuación resumimos los siguientes:

Instalación enrasada o a ras de suelo

La ventaja de este tipo de instalación es que la parte más alta queda alineada con el pavimento que rodea el plato de ducha, por ello, no hay ningún tipo de escalón entre el suelo y lo que es propiamente el plato de ducha. Esta opción es escogida sobre todo por las personas que tienen ciertos problemas de movilidad y que, por esta razón, no pueden acceder a la ducha subiendo escalones.

En este tipo de instalación se tienen que tener en cuenta, por un lado, medir la profundidad disponible y, por otro lado, resolver la cuestión de cómo se van a rematar la unión entre el propio plato de ducha y el resto del suelo.

 

Instalación en superficie

Este tipo de instalación se asemeja mucho a la instalación anterior aunque con la diferencia de que el plato de ducha estará elevado unos 3 ó 4 centímetros ya que el grosor del canto de la ducha queda por encima de la superficie plana.

En este sentido, la unión o remate entre el plato de la ducha, la junta del plato y el suelo, no es tan delicada como la anterior. Esto es así porque el plato de la ducha queda solapado sobre el suelo.

 

Instalación elevada o semi-elevada

De los tres tipos de instalaciones esta es la más escogida por los clientes. La instalación del plato de ducha se eleva varios centímetros por encima del suelo. Es muy importante macizar completamente la base de obra por debajo del plato de ducha. Además, la medida concreta que hayamos seleccionado para elevar el plato de ducha se deberá revestir frontalmente, bien con azulejos o zócalos al gusto del consumidor.

 

¿Cómo instalar el plato de ducha?

La instalación es sencilla pero debes seguir los siguientes pasos:

  • Debes cubrir el suelo con cartón para evitar dañar azulejos
  • Marca la posición exacta del plato de ducha así como del punto de desagüe en el suelo
  • Presentamos el codo en su posición, colocamos el tubo y marcamos el punto de corte, siempre tomando como referencia el desagüe. Si tienes una sierra para cortar metales, cortamos el tubo.
  • Con una lija de grano fino repasamos suavemente las zonas de unión y, a continuación, retiramos el polvo.
  • Luego colocamos un adhesivo especial para unir las superficies y añadimos las piezas PVC para montar la tubería
  • Colocamos el plato de ducha en el suelo hasta que encaje perfectamente
  • A continuación fijaremos los perfiles que sujetarán la mampara del plato de ducha a la pared
  • Con un taladro y una broca iremos haciendo los agujeros a la pared y pegamos con silicona los perfiles que van en el junta entre el techo y la pared.
  • También debemos hacer agujeros en la parte donde se vaya a colocar la columna de ducha.
  • Introducimos los tacos y enroscamos las escarpias.
  • Para terminar el trabajo solo queda colocar la mampara y disfrutar del excelente plato de ducha.